Womerang | Piloto
1882
page,page-id-1882,page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,qode-content-sidebar-responsive,qode-theme-ver-9.5,wpb-js-composer js-comp-ver-4.12,vc_responsive
piloto1

En 2014 lanzamos nuestra primera convocatoria al programa de mentoría Womerang, el cual estuvo enfocado en estudiantes de universidad. De dicha convocatoria seleccionamos a 7 mentees de escuelas publicas y privadas, a quienes enlazamos con uno o dos mentores

Olivia González

Durante mis días en Womerang tuve la oportunidad de conocer nuevas aptitudes, muchísimos nuevos contactos y empresas, pero creo que lo más llegué a conocer fue a mí misma. Las valiosas lecciones y reflexiones que ha tenido Womerang en mi persona y en mi concepto de lo que es posible tienen resonancia hasta ahora, y estos segura que lo seguirán teniendo por un largo tiempo. Estoy enteramente agradecida con cada una de las personas que hicieron posible esta experiencia Womerang, y más aún sabiendo el gran impacto que han tenido en esta primera generación, y en el que seguirán teniendo en el futuro. Mi futuro todavía no es certero, pero lo que sí es certero es que será una trayectoria increíble, llena de retos y logros, pero más que nada, enteramente lo que yo decida. Gracias Womerang.

Mara Quintanilla

Luego de formar parte del Programa de Mentoría durante un año, puedo decir que he aprendido la importancia de la conexión humana. Ya sea para entender a otra persona, ser empática con situaciones ajenas o para establecer contactos con personas clave, saber relacionarte es esencial para una vida laboral más exitosa. En Womerang he aprendido a ser empática, a relacionarme con desconocidos y, sobre todo, a atreverme a salir de mi zona de confort.

Gabriela Valenzuela

Womerang me ha acercado a un grupo de mujeres empoderadas y me ha mostrado que son reales y alcanzables. Me ha acercado a un grupo de personas que no sólo me han ayudado a crecer en lo personal y lo académico, sino que son personas que realmente también desean mi éxito. En pocas palabras, el programa de mentoría ha creado puentes entre mis objetivos de vida y yo, al proporcionarme mentores que han incrementado, no sólo mis contactos, sino también mi confianza para hacer las cosas y motivarme a hacerlas. Para mí, lo más importante que me deja ser una Womerang es la experiencia de compartir tiempo con mujeres exitosas y saber que puedo ser como ellas, y que al mismo tiempo me han mostrado que la vida familiar y profesional de una mujer no es una dicotomía sino que tenemos el poder de hacerla un conjunto armonioso.

Alejandra Hernández

La mentoría es una posibilidad de crecimiento para ambas partes, para el mentee y para el mentor. En lo personal, veo este programa como una oportunidad de desarrollo en distintas áreas de mi vida, no solo en la profesional. Pienso que no es un plan determinado por el tiempo, va más allá de el año planeado en un principio, es un plan al que se le debe dar seguimiento durante toda la vida puesto que es una práctica necesaria para el desarrollo personal.

Agradezco a mis mentoras por el acompañamiento y los consejos otorgados, por el tiempo y la atención durante las sesiones, por haberse abierto hacía mi como personas y como profesionales. Y sobretodo agradezco a Womerang por hacer todo esto posible.

Lorena Oaxaca

Estoy muy agradecida con Norma, Perla y todo el equipo Womerang ya que este año con ellas ha sido de muchos aprendizajes. Este proyecto me permitió conocer gente muy valiosa que estaba dispuesta a apoyarme en mi vida profesional. Womerang hizo que la transición de vida de estudiante a mundo laboral fuera más fácil. Para mí es muy importante saber que cuento con una red de apoyo que incluye profesionistas destacadas que ya han pasado por lo que yo estoy pasando y estudiantes que tenían inquietudes parecidas a las mías.

Quiero darle las gracias a mi mentora Gaby Botello, ya que su asesoría para mis proyectos personales es muy valiosa y siempre estuvo al pendiente de mis logros. También quiero darle las gracias a la primera generación Womerang: Mara, Olivia, Ana Caro, Gloria, Ale y Gaby, por todos los momentos que compartimos y por su ejemplo, me siento muy orgullosa de haber podido participar en este proyecto con ustedes.

Gloria Corvera

A través del programa de mentoría Womerang me vi enriquecida de consejos, experiencia y conocimiento a través de mi mentor y los talleres proporcionados por la asociación, acelerando la curva de aprendizaje con la que contaba antes de emprender este proyecto, en mi día a día como estudiante de Ingeniería Mecatrónica.

Entusiasta del sector automotriz, me vi favorecida al ser mi mentor el ingeniero Oscar Albín, presidente del INA (Industria Nacional de Autopartes). A través de su mentoría tuve la oportunidad de observar y analizar la industria de una perspectiva distinta. En su acompañamiento, me permitió ser parte de su agenda de trabajo, me compartió su experiencia en la industria y me dejó adentrarme en ella. Esta experiencia me permitió analizar y cuestionarme sobre mis verdaderas metas y aspiraciones. Al final, reconstruí mis metas con mayor fuerza y seguridad, no sólo como profesionista, sino como mujer: ser plena y segura de mi misma y de mi propia fortaleza